CARTELERA DE TEATRO por Martin Fernández Tojo
la idea fija
La Anticrista y las langostas contra los vírgenes encratitas
de Gonzalo Demaría


Hay combinaciones que en principio parecen imposibles pero, una vez plasmadas, no sólo resultan factibles sino también acertadas. Gonzalo Demaria nos regala una original y divertida comedia musical que no utiliza electricidad (es decir sin parrilla de luces ni micrófonos ni música grabada), escrita en verso, que incluye vampirismo, poética gauchesca, crítica política, un bellísimo desnudo coreano y un tiorbista*. La gobernadora de la imaginaria provincia de Santiago del Heztero (compuesta con gran histrionismo por Omar Calicchio) renueva periódicamente su sangre a fin de mantenerse (joven) en el poder. La devastadora invasión de langostas que azota la región la ha dejado sin animales que exprimir y al borde de la decadencia física y política. Cual Fausto autóctono mezcla de Coca Sarli y María Julia Alsogaray, yendo en cola less de aquí para allá con los pechos al aire; la siniestra caudilla no duda en vender su baqueteada alma al mismísimo Mandinga cuyos representantes (dos simpáticas y malintencionadas langostas) le prometen a cambio la sangre joven y virgen de tres muchachos criados celosamente por su misógino padre. Mientras la ambiciosa vampiresa tiene sexo desenfrenado con dos de los hermanos (que la falta de mujeres ha vuelto un poco opas y dispuestos a entregarse al primer pedido) el padre de estos decide poner fin al vaciamiento globular del que son víctimas sus gurises. La Anticrista es una muy agradable sátira musical que se suma al proceso de renovación de un género que incorpora constantemente nuevas temáticas y propuestas más jugadas. Una comedia musical desenchufada pero llena de energía.
En IMPA, la fábrica, Querandies 4290, lunes 21hs. Más información en www.enescenahoy.com.ar

la idea fija
Catán dirigida por Javier Dubra

Un mantel de hule, dos botellas de cerveza y un ambiente dividido con una cortina y un cartón es toda la escenografía que necesita Dubra para ubicar a sus personajes en una casa pobre del malogrado conurbano bonaerense. Catan no tiene un texto escrito sino que los intérpretes crean y recrean lo que han estado ensayando en una especia de improvisación pautada con varios anclajes que permiten que la acción tenga un rumbo definido. Con esta modalidad, la obra acierta al trabajar un naturalismo muy bien logrado en el que los actores se manejan cómodamente. De hecho, la interpretación es muy buena en todo el elenco. Como contrapartida, hay escenas que (por la falta de un texto que acote e impulse la acción dramática) se estancan y si bien están correctamente realizadas, planchan la obra en algunas ocasiones. Catan es una mirada aguda muy bien enfocada en los problemas que padecen las clases bajas -la precariedad, la falta de espacio y de intimidad, la desconfianza que generan los pobres frente a las clase media, el miedo a la policía y la realista resignación -; una lograda reconstrucción de un ambiente y una forma de vida hecha con un mantel de hule y un cartón que divide el comedor de la pieza.
En Ladran Sancho, Guardia Vieja 3811 – Viernes 20:30.
Más información en www.enescenahoy.com.ar

la idea fija
La Inhumana de Alejandra Radano

La inHumana es un espetáculo difícil de clasificar. Se presenta como "un infinito expresivo, una performance musical y un ballet mecánico". En términos más coloquiales; el público se encuentra con un ecléctico recital que va desde el tango hasta el punk rock, una muy estética y teatral puesta en escena, una breve pero contundente coreografía y un acotado monólogo. Quizás el calificativo que mejor la define es el performance musical dado que el espectáculo no tiene una hilación sino que se van sucediendo distintas situaciones sin un significado preciso ni un punto de unión. Lo que sostiene la propuesta (que para el formato de performance resulta un poco extensa) es el talento de Alejandra Radano, intérprete y creadora; Diego Vila que compuso la banda sonora y realizó los arreglos; y Gonzalo Córdova que diseñó la ilumanación. Durante la obra se pueden escuchar unos buenos tangos (especialmente Maldito tango de Perez Freire y Roldan)y una excelente versión de Future is now de Nina Hagen que ya justifica ir a ver el espectáculo. Una propuesta en la que abunda el talento que se despliega de manera singular.
En C.C. de la Cooperación, Corrientes 1543
viernes y sábados 0:30.

Más información en www.enescenahoy.com.ar

la idea fija
La idea fija de Pablo Rotemberg

La idea fija toma como tema, ya desde el título, el sexo. No cuenta aquí hablar de sexualidad ni erotismo sino lisa y llanamente del coito. Y es en este punto donde Pablo Rotemberg logra una muy buena obra que lleva la cultura light al extremo. Cinco cuerpos entregados con desenfreno al acto sexual pero de una manera que hasta al más insensible de los adictos al sexo puede parecerle fria y despersonalizada. El sexo en la obra es algo que se hace sobre el cuerpo del otro pero nunca con el otro quien, a su vez, no ofrece ninguna resistencia a ser tocado, penetrado, manoseado o frotado. Esta deshumanización está resaltada por la excelente coreografía basada en movimientos que nos recuerdan animales, insectos o video juegos pero nunca se relacionan con lo humano. La idea fija provoca en la cabeza del espectador varias preguntas o reflexiones: entre ellas si en estos tiempos de sexo rápido y fácil, no está bueno un poquito de seducción. Una perla en la cartelera para no dejar pasar. En El Portón de Sánchez de Bustamante 1034 – Sábados 23:30.
Más información en www.enescenahoy.com.ar

las impacientes
Las impacientes Polonski de Laura Avelluto

Una obra chiquita y simpática para terminar bien el domingo. "Las impacientes Polonski" en una obra agradable, que da gusto seguir. Algo así como una cita o una reunión de amigos...como si alguien te invitara a su casa para mostrarte una obra de teatro. Las Podolski son dos primas que esperan que las pasen a buscar para ir a un velorio. Más allá de esta situación, que podría ser cualquier otra, la obra toma esa excusa para mostrar el encuentro de dos mujeres, solas de toda soledad, que tienen que compartir una hora juntas. En ese tiempo, lleno de tazas de té y poses que se van viniendo abajo, las mujeres van estableciendo un vínculo y mostrándose como son. El logro de la propuesta son los diálogos de estas chicas que, como en una asociación libre, pueden abarcar todos los temas (desde la mejor forma de limpiarse el rostro hasta un catártico juego de verdad y alcohol) y mantener al espectador pendiente de ese diálogo de locos que oculta, en realidad, la soledad que las atraviesa. Una efectiva dirección de actores de Leticia Torres que se une al buen texto de Avelluto y a dos actrices que ponen el cuerpo completan el combo.
El El Fino, espacio teatral – Paraná 673. Domingos 20hs. Más información en www.enescenahoy.com.ar

supercake
Subscribite al Newsletter
e-mail
minimag